Sociedad Andaluza de Angiología y Cirugía Vascular

SOCIEDAD ANDALUZA

DE ANGIOLOGÍA Y CIRUGÍA VASCULAR

sacva.es

Síguenos...

Intranet

La SACVA recuerda la notable influencia que tiene la estenosis carotídea en el desarrollo del ictus

29/10/2015
836 visitas
 
Se considera que la estenosis carotídea es el origen del 15-30% de los ictus, cuyo Día Mundial se celebra hoy
La SACVA recuerda la notable influencia que tiene la estenosis carotídea en el desarrollo del ictus
Nuestra Sociedad Científica ha llevado a cabo hoy, Día Mundial del Ictus, una acción de comunicación con la que ha querido recordar la notable influencia que una patología vascular periférica como la estenosis carotídea tiene en el desarrollo de un accidente cerebro-vascular como es el ictus, cuya incidencia en nuestra región de 150-200 casos por cada 100.000 habitantes/año y su prevalencia de 8 casos por 1000 habitantes. De hecho, se considera que la estenosis carotídea es el origen del 15-30% de los ictus
 
Con motivo de este Día Mundial y a fin de prevenir el desarrollo de este cuadro vascular, desde la SACVA se han difundido sencillas medidas de prevención con el fin de que ayudan a reducir la formación de placas de ateroma en las arterias. Son, a groso modo, medidas que promueven un estilo de vida saludable, tales como:
 
•Seguir una dieta baja en sal, grasas, colesterol y sodio, y alta en verdura, fruta y fibra.
 
•Llevar a cabo actividad física de manera regular: Al menos 30 minutos diarios entre 3 y 5 días a la semana.
 
•Abandonar el hábito tabáquico. Dejar el tabaco puede reducir hasta en un 50% el riesgo de sufrir un accidente cerebro-vascular.
 
•Evitar la ingesta abusiva de alcohol. Se recomienda que los hombres no consuman más de dos unidades de alcohol al día ni las mujeres más de una.
 
•Llevar un severo control de la tensión arterial así como de la glucosa en sangre si se padece diabetes. En este último caso debe controlarse con dieta, ejercicio y los fármacos adecuados con el objetivo de mantener la hemoglobina glicosilada por debajo del 7%.
 
Asimismo, desde nuestra Sociedad Científica también se ha recordado la existencia de tratamientos para la estenosis carotídea, los cuales varían en función de la gravedad de la enfermedad:
 
•Para estenosis leves-moderadas, sobre todo si no han producido síntomas todavía, se realiza tratamiento médico principalmente con fármacos antiagregantes plaquetarios, fármacos para reducir el colesterol, y manteniendo unos hábitos de vida saludables, junto con un control estricto de los factores de riesgo vascular.
 
•Para estenosis moderadas-severas, y sobre todo si ya han producido síntomas por afectación cerebral, se realiza tratamiento quirúrgico para corregir dicha estenosis y evitar la aparición de nuevos y más graves síntomas, habitualmente mediante cirugía abriendo y eliminando la placa de ateroma del interior de la arteria carótida (endarterectomía carotídea), o mediante un procedimiento endovascular, es decir, realizando un cateterismo e implantando un stent para corregir el estrechamiento en la carótida, decidiendo realizar un tratamiento u otro en función de las características de cada paciente.
 
•El antiagregante plaquetario ácido acetilsalicílico, en dosis de 75 a 325 mg al día, es considerado el medicamento de elección en la prevención de ictus en pacientes con estenosis carotídea, en todos los estadíos de la enfermedad.

Incidencia del ictus

En la actualidad el ictus constituye la primera causa de mortalidad en las mujeres y segunda en los hombres y provoca el 10% de la mortalidad total (8% hombres y 13% mujeres). Es, además, la primera causa de invalidez permanente en el adulto, lo que la convierte en una enfermedad con un elevado coste socio-sanitario, ya que supone entre el 7% y el 10% del gasto sanitario. A eso se suma el gran número de pacientes que están expuestos a padecer un nuevo episodio vascular, por lo general más grave que el primero.
 
En nuestro país, el ictus afecta cada año a unas 130.000 personas, de las cuales 80.000 fallecen o quedan con alguna discapacidad. Más de 300.000 españoles presentan alguna limitación en su capacidad funcional tras haber sufrido un ictus. 
 
Actualmente, este trastorno es más común a edades más avanzadas: El 75% de los ictus ocurren en personas de más de 65 años. No obstante, el ictus no sólo afecta a los sectores más envejecidos de la población. Cada vez se registran más casos entre adultos jóvenes, debido a los hábitos de vida incorrectos e insanos que adoptan. De hecho, hoy día entre el 15% y el 20% de estos accidentes cerebro-vasculares afectan a individuos de menos de 45 años.

Nuestros

Socios

Protectores