Sociedad Andaluza de Angiología y Cirugía Vascular

SOCIEDAD ANDALUZA

DE ANGIOLOGÍA Y CIRUGÍA VASCULAR

sacva.es

Síguenos...

Intranet

Entrevista al Dr. Javier Serrano, moderador de la mesa de infecciones protésicas de nuestro 37º Congreso

05/11/2022
95 visitas
 
Considerado uno de los mayores especialistas a nivel nacional en patología aórtica, el Dr. Francisco Javier Serrano Hernando, del Hospital Clínico San Carlos, aborda en esta entrevista algunas de las cuestiones que se tratarán en la segunda mesa redonda de nuestro congreso
Entrevista al Dr. Javier Serrano, moderador de la mesa de infecciones protésicas de nuestro 37º Congreso
¿Cuáles son los principales retos que representa en la actualidad el abordaje de las infecciones protésicas?
 
La infección es posiblemente la más grave complicación tras el implante de una prótesis en la aorta abdominal. Aunque se trata de un problema afortunadamente poco frecuente su escasa incidencia ha limitado la existencia de protocolos establecidos tanto de diagnóstico como de tratamiento. Adicionalmente muchos pacientes se encuentran en una situación clínica cíitica, que limita las posibilidades de un tratamiento quirúrgico que generalmente es complejo y con elevada morbimortalidad. Esto es especialmente grave en los casos que se presentan con fístula aortoentérica y que suponen aproximadamente un tercio de todas las infecciones aorticas. En los últimos años asistimos a una mejora de los resultados debido a avances en la técnica quirúrgica y a la disponibilidad de mejores fármacos antimicrobianos. No obstante, sigue siendo un gran problema, tanto de diagnóstico como terapéutico, por lo que la mesa redonda con expertos promoverá la discusión de aquellas cuestiones mas controvertidas.
 
¿Cuáles son las principales mejoras que se han producido en este ámbito que, si bien es muy residual, suele tener un pronóstico fatal para los pacientes?
 
Los avances han sido extremadamente lentos y se han desarrollado sobre todo a lo largo de las dos ultimas décadas. La escasa frecuencia de esta complicación ha limitado la información disponible a series cortas en la mayoría de las ocasiones, excepcionalmente a experiencia de centros de muy alto volumen y sobre todo a escasos metaanálisis y registros multicéntricos. Los avances, especialmente en los métodos de diagnóstico por imagen y en las nuevas técnicas quirúrgicas y de soporte postoperatorio, han permitido reducir la mortalidad y el riesgo de amputación mayor frente a las series clásicas de los años 90. No obstante, el tratamiento de la infección protésica sigue siendo muy complejo y las intervenciones siguen siendo de alto riesgo para los pacientes incluso en los mejores centros.
 
Un tema al que se prestará una especial atención en la mesa es a la reconstrucción in situ. ¿Cuáles son los principales avances en este sentido?
 
La reconstrucción in situ ha cambiado el paradigma del manejo quirurgico de estos pacientes, en los que se establecía como mandatoria la retirada protésica, la ligadura de la aorta y la revascularización de las extremidades por una via extraanatómica. La posibilidad de retirar la prótesis, realizar un desbridamiento amplio y reconstruir la aorta abdominal parece haber demostrado en muchas series mejores resultados o al menos similares a la técnica 'clásica'. En este sentido, el desarrollo de prótesis impregnadas en antimicrobianos, la disponibilidad de arterias humanas criopreservadas, el uso de material autólogo como las venas femorales, o las nuevas bioprótesis, permiten al cirujano ofrecer opciones de tratamiento mas adecuadas a la situación de cada paciente.
 
¿Qué futuro vislumbra de cara a conseguir una mejor resolución de las infecciones?
 
En primer lugar no hay que infravalorar la prevención. El uso de antibioterapia profiláctica en el momento del implante protésico es de uso común. Sin embargo, no se han establecido pautas claras de profilaxis de la infección de prótesis aórticas ante procedimientos intervencionistas, manipulaciones orales, urológicas etc. como ocurre con las protesis valvulares cardiacas. La mayoría de las infecciones son tardías y probablemente secundarias a bacteriemias.
 
Ante las infecciones establecidas, el desarrollo de antibióticos con mayor actividad, que superen el inconveniente de los biofilms bacterianos, y posiblemente el tratamiento local con nuevas formas de liberación de antimicrobianos permitan un mejor control de la infección. Desde el punto de vista quirúrgico en mi opinión, estos pacientes podrían beneficiarse del tratamiento en centros dedicados que acumulen una mayor experiencia lo que sin duda podría reducir el riesgo de complicaciones, del mismo modo que se ha demostrado para otras intervenciones complejas sobre la aorta.
 

Nuestros

Socios

Protectores